A+ A A-

botonforoconvergencia

botonciclocapacitacion

Asesoría

Opinión Expertos

Traducciones

Oportunidades Laborales

El comercio exterior y la competitividad de la economía argentina

elizondo

1. Introducción

Las exportaciones argentinas de bienes en 2018 crecieron 5,1% (llegaron a 61.621 millones de dólares). Ello supone que han comenzado a recuperarse después de un tiempo de estancamiento; aunque también que han crecido menos que en la mayoría de los países de la región, que exhiben alzas de dos dígitos porcentuales. Nuestras ventas externas en 2018 se vieron perjudicadas por problemas climáticos que redujeron agroexportaciones, aunque debe admitirse también que nuestra inserción externa no tiene aún la intensidad relevante esperable.

Las importaciones anuales de bienes en Argentina, en tanto, llegaron a 65.441 millones de dólares, descendiendo 2,7% en relación con el año anterior.

El gráfico siguiente (elaborado por INDEC) exhibe los resultados anuales de 2018 desagregados por rubros.

elizondo1

2. Interpretación inicial de los resultados

Como se observa en el gráfico anterior, el principal componente de las exportaciones son las manufacturas de origen agropecuario (aceites, harinas, carnes o frutas procesadas o alimentos elaborados), seguido de las bienes industriales (especialmente automotores, químicos, plásticos y máquinas y aparatos), después de lo cual aparecen en relevancia los bienes primarios (donde los granos de origen agropecuario son el componente relevante).

En líneas generales puede decirse que los resultados de 2018 mostraron unos 23.000 millones de dólares de exportaciones manufacturadas de origen agropecuario, unos 20.000 millones de industriales tradicionales, unos 14.000 millones de bienes primarios (donde más se notó el impacto de los problemas climáticos) y unos 4.000 millones de combustible y energía. Esto es: la suma de las exportaciones de origen agropecuario (de los dos tipos) explicó 55% del total.

Mientras, la composición de las importaciones es principalmente explicado por los bienes intermedios (insumos para la producción industrial), después  de lo cual aparecen en relevancia los bienes de capital (inversión) y las piezas y accesorios para los bienes de capital (para armado o reposición dirigidos a la producción). Principalmente se importa para abastecer la producción.

El resultado anual, sin embargo, debe ser analizado según los diversos momentos del propio año. En la primera parte del año, cuando aún Argentina padecía atraso cambiario, las exportaciones estaban más débiles y las importaciones altas. Luego del ajuste cambiario ocurrido en el primer semestre los resultados comenzaron a invertirse.

El grafico siguiente (INDEC) muestra la evolución mes a mes de exportaciones e importaciones. En él se constata que desde marzo los resultados mensuales de las exportaciones se han mantenido -mes a mes- en resultados parecidos (aunque tras un comienzo de descenso hacia julio se recuperaron desde octubre).

Mientras, las importaciones comenzaron a descender drásticamente una vez que operó el ajuste cambiario y a la vez la economía argentina ingresó en recesión que reduce la demanda de bienes importados.

elizondo2

Una referencia que puede hacerse sobre los resultados anuales del último ejercicio es que las exportaciones en 2018 han crecido y son más altas que en 2017, 2016 y 2015. Aunque se mantienen en niveles más bajos que en los tiempos de los récords (basados en altos precios internacionales). Los resultados de 2018 son más bajos que los alcanzados en 2014, 2013, 2012, 2011, 2010 y 2008.

Mientras, las importaciones fueron más altas que en los últimos tres años (aunque, como se observó mas arriba, comenzaron a descender mensualmente en la segunda parte del año) pero son más bajas que en 2013, 2012, y 2011.
El grafico siguiente (elaboración propia) lo muestra.

elizondo3

El grafico de barras exhibido a continuación muestra la misma información pero de manera más significativa visualmente.

elizondo4

Para el corriente 2019, sin embargo, se puede ser algo más optimista.

Es pronosticable alcanzar (en 2019) los 70.000 millones de dólares de ventas externas (o sea: crecerán a tasas de dos dígitos, después de muchos años en los que no se goza de tal grado de avance interanual), y esto ocurrirá gracias a la normalización climática y la competitividad de la producción agropecuaria y sus derivados, el sector más desarrollado internacionalmente en Argentina (el crecimiento citado se producirá ayudado, además, por otros motivos, como la superación del atraso cambiario o la mejor demanda de algunos mercados/clientes). Especialmente la cosecha de producción agropecuaria récord permitirá que las exportaciones de bienes de origen agropecuario (primarios y manufacturados) superen los 40.000 millones de dólares cuando finalice el corriente 2019.

Algo a considerar, más allá de especulaciones sobre los resultados para 2019, en relación con el último ejercicio (2018), es que si se analizan los mercados a los que se dirigen las exportaciones argentinas se destaca que Brasil es -por lejos- el principal cliente para nuestro país, duplicando la relevancia de los dos grandes mercados que le siguen en importancia.

El cuadro siguiente exhibe los principales destinos de las exportaciones argentinas.

Se destaca la participación de China y EEUU como integrantes de un segundo lote de mercados importantes (después de Brasil), a la vez que luego se constata la presencia como mercados relevantes a países emergentes como Vietnam, Argelia, India, Indonesia o los latinoamericanos.

Mientrastanto puede advertirse que son pocos los mercados de países desarrollados presentes entre los más importantes mercados (algunos europeos -como Holanda y España- y, a la vez, Canadá).

elizondo5

A la vez, agregados ya por grandes regiones, pueden mostrarse los destinos de las exportaciones como lo exhibe el cuadro que se muestra continuación:

elizondo6

Lo expuesto lleva a otra realidad a ser señalada: en materia de regiones o continentes el más importante como destino para exportaciones argentinas es Sudamérica (recibió 19.566 millones de dólares, lo que supone 31% del total) y después de este subcontinente  surgen como regiones destacadas el continente asiático (15.846 millones de dólares: 25% del total), dentro de la cual se perfila con relevancia Asia Pacífico (a la cual en 2018 se exportaron 11.362 millones de dólares: 18,5% del total).

Mas aún, puede observarse que las exportaciones argentinas de 2018 dirigidas a Asia superaron las que se dirigieron al Mercosur (que absorbió 11.261 millones), así como esas exportaciones destinadas al continente asiático fueron mayores que las enviadas al continente europeo (que recibió 11.870 millones, el 19% del total).

En la misma línea puede resaltarse que las exportaciones a los países de Asia Pacifico superaron holgadamente -por más de 2.100 millones de dólares- a las exportaciones dirigidas a la Unión Europea (9.219 millones de dólares); o, incluso, que las exportaciones enviadas a África (4.563 millones de dólares) fueron mayores que las destinadas a cualquier país del mundo a excepción de Brasil.

elizondo7

Así, una característica de la matriz argentina es (desde hace ya algunos años) el mapa de destinos: las exportaciones dirigidas a países emergentes en 2018 sumaron 43.069 millones de dólares (casi 70% del total) mientras que las que se dirigieron a los desarrollados llegaron a 18.551 millones (30% del total).

elizondo8

También vale advertir, como comparación, algunas diferencias en la relevancia relativa en mercados determinados, antes y ahora: hace apenas 5 años Brasil recibía exportaciones por un valor nominal 50% mayor que el actual y que triplicaban las exportaciones a China -cuando hoy solo las duplican-; mientras -a la vez- en 2013 la participación de mercados latinoamericanos era mayor en la lista de principales destinos (Chile era el 4to mercado y Venezuela el 5to); pero en ese tiempo había solo un país asiático entre los primeros 10 destinos (hoy hay 3) y aparecían solo 2 asiáticos entre los primeros quince. Y en aquel momento las exportaciones a África representaban el 6,5% del total y hoy representan una cifra que es un punto porcentual mayor (7,5%). Y, como ejemplo de una mudanza paulatina de mercados, se destacan también hoy las mayores importancias de India, Vietnam y Argelia y las menores de algunos países europeos como destino de exportaciones argentinas.

En 2019, el crecimiento esperado de las exportaciones argentinas (algo por encima del 15%), debería exacerbar esta tendencia hacia los emergentes, en la medida en que las agroexportaciones serán el principal motor (muchas van a países como China, India o Vietnam), sumado a que Brasil mejorará moderadamente sus compras desde Argentina (su economía comenzó a recuperarse y se espera 2,5% del alza de su PBI) y que las economías emergentes crecerán 4,5% según el FMI, contra 3,5% de crecimiento esperado del producto mundial (entre los de mayor alza esperada están India, Hong Kong, Lituania, Singapur o Taiwán).

Sin embargo, también debe advertirse que hay otro conjunto de países emergentes que son grandes importadores y a los que Argentina aún no ha llegado debidamente. Se trata de países que están entre los 30 mayores importadores del planeta, con alta propensión a adquirir bienes desde el exterior (en algún caso con importaciones que equivalen al 100% de su propio PBI) y que deberían pasar a estar en la agenda de objetivos para incrementar el acceso a la economía mundial. Entre ellos pueden señalarse a Hong Kong, México, Rusia, Turquía, Singapur o Emiratos Árabes Unidos.

Por la matriz de sus exportaciones, o por las características de sus (pocas) empresas internacionales, o aun por que la oferta exportada es más adaptable a este tipo de mercados; por varias razones puede concluirse por un lado -en relación con la realidad actual- que la complementariedad con los emergentes es creciente y aprovechable; y -por el otro- que, en esa línea debería trabajarse para mejorar el acceso a más mercados de este tipo.


3. Como medir la competitividad general exhibida en los resultados del comercio exterior

A decir verdad, si bien han crecido las exportaciones argentinas en el último ejercicio anual, sin embargo las ventas externas de bienes de nuestro país fueron las de menor crecimiento porcentual en la región, salvo el caso de Venezuela.

elizondo9

La Argentina fue en 2018 el cuarto mayor exportador de bienes en la región latinoamericana (después de México, Brasil y Chile). Como exhibe el cuadro siguiente (basado en datos de los organismos oficiales respectivos de cada país), los resultados en las exportaciones de bienes medidas en millones de dólares en 2018 para los principales países de Latinoamérica (por sus economías) coloca a nuestro país solo en el cuarto lugar en esta materia en la región.

El cuadro exhibe la enorme diferencia entre los resultados de las ventas externas de México y Brasil con respecto a los de Argentina, así como también la mayor suma de las exportaciones de bienes de Chile en relación con la Argentina.

elizondo10

elizondo11

Sin embargo, debe advertirse que desde que se inició el siglo XXI la Argentina ha mostrado (en la serie larga: 2000/2018) una dificultad crónica para la mejora en sus exportaciones, a tal punto que aparece (midiendo el período 2000/2018) como la de peor evolución porcentual en sus ventas externas, con excepción de Venezuela, en los años que han transcurrido de la centuria.

elizondo12

elizondo13

Otra manera de analizar la capacidad de inserción comercial externa es medir el ratio exportaciones per cápita. Esto concede un dato sobre la vinculación entre la capacidad humana productiva y la inserción externa real.

En esto, Chile es el líder en la región, seguido de México, después de quien se destaca Uruguay, apareciendo en la lista luego Paraguay y después Perú. Recién tras ellos aparece en el ránking Argentina (datos de 2018), en un lugar que puede calificarse como apenas intermedio o regular.

elizondo14

Puede hacerse en este sentido -y para evaluar- una comparación entre los niveles de exportación por habitante en el inicio del presente siglo (año 2000) y el reciente 2018.  

Como lo muestra el gráfico de barras siguiente en ese sentido ha habido una gran evolución de Chile luego de la cual puede destacarse la mejora de Perú, marcarse la persistencia de México en capacidad exportadora, señalarse como muy destacada la mejora de Paraguay y advertirse que la performance de Argentina no muestra una mejora como la de la mayoría de sus vecinos.

Solo la performance de Venezuela (que empeoró en ese lapso) es peor a la evolución de Argentina en ese tiempo medido.

elizondo15

Finalmente en estas comparaciones es pertinente medir las exportaciones por trabajador -miden la productividad internacional, pero no califican al trabajador en sí sino a la competitividad de toda la economía en la que los trabajadores (que al efecto son considerados todas las personas ocupadas sin distinción de rol) son un factor mas-.

En este sentido también Argentina, considerando las estadísticas oficiales sobre población ocupada en cada país del Banco Mundial (y las exportaciones en millones de dólares), aparece en una posición que no puede elogiarse.

elizondo16

En esta línea puede observarse que Argentina aparece (midiendo exportaciones por trabajador o exportaciones por persona ocupada), como lo muestra el cuadro anterior, debajo de los niveles de Chile, México. Uruguay, Panamá, Costa Rica y Paraguay. Además aparece considerablemente debajo de los niveles de todo el mundo (exportaciones totales en el mundo en relación con la población mundial).

Todo esto es consistente con otra evaluación: midiendo y calificando el ratio exportaciones/PBI en Latinoamérica, éste es muy alto en Puerto Rico, Honduras, Panamá, Nicaragua (más de 40%); es alto en México, Paraguay (más de 35%); es medio en Costa Rica, Chile, Salvador, Bolivia, Perú, Uruguay, Ecuador (más de 20%); y es bajo en Guatemala, Colombia, Brasil, Argentina (menos de 20%)

Todo lo expuesto muestra que en realidad y por motivos históricos la capacidad de generar exportaciones en Argentina es menor que la que por su dimensión económica debería tener, que está superada en este ranking por muchos países. Además, los socios mayores del Mercosur aparecen en niveles mediocres ambos (no puede imputarse el bajo ratio a la condición -de ambos- de países más poblados porque México está entre los lideres) y, por ende, habrá que hacer sustanciales cambios para mejorar la competitividad internacional en nuestro país.

Así, en general pude advertirse que la Argentina es un país con relevancia en su comercio exterior menor a la que le corresponde en función de la dimensión de su economía, y que en esta materia la problemática no es nueva sino que la performance del comercio exterior argentino viene decayendo desde hace muchos años.

Como muestra de ello vale acudir al grafico siguiente, que muestra la participación de Argentina en el total de exportaciones mundiales desde 1930 hasta la fecha.

elizondo17

Esto exhibe una problemática en la competitividad sistémica argentina cuyo inicio data de hace mucho tiempo, y que ha venido sosteniéndose o aún agravándose año tras año.

No es fácil resumir en un documento cuales son las todas razones que afectan la competitividad en el comercio exterior argentino.

Pero, como modo de llegar al menos a una aproximación, vale acudir al Índice de Competitividad Mundial elaborado por el Foro Económico Mundial (World Economic fórum) que -cada año- califica a los países en su competitividad integral por diversos ítems.

A continuación se exhibe la calificación que le corresponde a Argentina en la última edición del ránking del WEF. En él, como se observa, Argentina está calificada (en 2018) en el número 81 entre 140 países. De todos los ítems relevados obtiene la mejor consideración (de las que consigue en cada ítem) en relación a su capital humano; pero las peores en su ecosistema de innovación, la condición de los mercados para los productos, la estabilidad macroeconómica, el mercado de trabajo y las instituciones.

Como resumen de razones de los problemas, este trabajo del WEF permite advertir la profundidad de los cambios pendientes para llegar a niveles de inserción externa mayores.

Se muestra a continuación la síntesis extraída de la publicación respectiva del WEF.

elizondo.jpg18

Por Marcelo Elizondo
Presidente del capítulo Argentino de ISPI (International Society for Performance Improvement).
Investigador y Profesor del Instituto tecnológico de Buenos Aires (ITBA)
Miembro Consultor del CARI
Director de DNI Consultores

Valora este artículo
(0 votos)

Sobre CAMBRAS

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios Argentino Brasileña de la República Argentina es una Asociación Civil sin Fines de Lucro fundada el 19 de octubre de 1915 con el objetivo de fomentar el desenvolvimiento de las relaciones comerciales, sociales y culturales entre Argentina y Brasil.

Más info

Cámara de Comercio, Industria y Servicios Argentino Brasileña - Montevideo 770 Piso 12 (C1019ABP) C.A.B.A - Argentina - Tel: 0054 11 4811-4503 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Acceder or Registrarse

Acceder

Registrarse

Registro de Usuario
o Cancelar